Pablo Andrés Mieres Gómez

Bio:

  • Abogado y sociólogo nacido en Montevideo el 30 de julio de 1959.
  • Director de la Lic. en Ciencias Sociales de la Universidad Católica y profesor de la misma.
  • Especializado en el área electoral, Partidos Políticos y comunicación política
  • Entre 1998 y 1999 fue Decano de Ciencias Sociales y Comunicación de aquella universidad.
  • Profesor de Ciencias Políticas en la Facultad de Ciencias Sociales de Udelar, entre 1985 y 2008

Carrera Política:

  •  En 1979 empieza su militancia en el Partido Demócrata Cristiano, dentro del Frente Amplio.  Por ese partido fue candidato a Diputado en 1984, consiguiendo ser suplente del Diputado Héctor Lescano.
  • Los demócratas cristianos se retiran del FA en 1989 para conformar el Nuevo Espacio apoyando la candidatura de Hugo Batalla para ese año.
  • En 1994, otra vez los demócratas cristianos dentro del FA, es candidato a Diputado por tercera oportunidad, quedando el Nuevo Espacio presidido por Rafael Michelini.
  • Desde 1995 y por un año fue Director de Educación en el Ministerio del área como independiente.
  • En 1996 ingresa al NE de Michelini, siendo para las elecciones de 1999 su compañero fórmula, y accediendo a la diputación por el período 2000-2005.
  • Después de que el NE se uniera al FA, Mieres fundó su propio Partido , el Independiente, con el cual obtuvo casi el 2% de los votos accediendo a una banca de Diputados que ocupó Iván Posada.
  • En las elecciones de 2009 el Partido Independiente obtuvo el 2.6% de los votos alcanzando dos escanios en Diputados, sumándose Daniel Radío.

 

“No se puede hablar de un país de primera si en su institucionalidad no se prevé la existencia efectiva de un proceso real de contralor de la gestión pública. No se puede hablar de un país de primera si el Tribunal de Cuentas no posee capacidad institucional efectiva para hacerse obedecer con respecto a las observaciones sobre actos de entidad. No se puede hablar de un país de primera si la Junta Anticorrupción continúa siendo un archivador burocrático de declaraciones de funcionarios públicos, sin más competencias que estas para controlar la gestión de los servidores públicos.” Columna “Esta boca es mía” Montevideo.com